Con el propósito de promover la inclusión socioeducativa y mejorar la calidad de vida de estudiantes diagnosticados con síndrome de Asperger y trastornos del espectro autista (SA-TEA), la Fundación Caja Rural de Jaén acompaña a la Asociación Asperger-TEA Jaén en el proyecto ‘Escuelas Inclusivas’.

Este proyecto, que se llevará a cabo hasta el mes de junio, está diseñado para dar respuesta a las necesidades específicas del alumnado con TEA y promover su inclusión dentro del entorno escolar. Entre estas actividades se incluyen intervenciones dentro del aula y en el tiempo de recreo, sensibilización entre compañeros, orientación y asesoramiento al profesorado, así como la implementación de la actividad ‘TEAthlon Aspergiano’.

A través de este programa se consigue que los menores tengan “los apoyos necesarios para desarrollar sus periodos educativos con normalidad y contar con una mayor integración en la sociedad”, ha manifestado el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas, en el acto de firma del acuerdo entre ambas entidades.

La iniciativa tiene como objetivo principal aumentar la sensibilización y el conocimiento sobre las características de esta discapacidad tanto en la comunidad educativa como en la sociedad en general. Así lo explicaba la trabajadora social de la Asociación Asperger-TEA Jaén, Juana Fernández, remarcando que “de esa manera podemos prevenir posibles situaciones de acoso escolar al ser nuestros chicos objetos diana de ese acoso en muchas situaciones”.

‘Escuelas Inclusivas’ contará con un equipo técnico formado por dos profesionales de la psicología, con el apoyo de personas voluntarias capacitadas para participar en las actividades. Con un total de 35 beneficiarios directos, la iniciativa pretende ser una herramienta para prevenir situaciones de acoso escolar y promover una verdadera inclusión educativa y social en los centros educativos de la provincia de Jaén.

Rural Solidaria 2024

Esta convocatoria está destinada a impulsar proyectos desarrollados por entidades que trabajan en los ámbitos de la discapacidad, enfermedad crónica y adicciones.

Una línea de colaboración dirigida a las personas que pertenecen a asociaciones que trabajan en los ámbitos anteriormente mencionados y que serán los beneficiarios directos de las intervenciones de los profesionales. Además, los profesionales que trabajan con estos colectivos serán otro de los grupos beneficiados, ya que la mayoría de entidades destinan el importe de las ayudas a sufragar todo o parte de las nóminas o seguros sociales de las personas que intervienen en los proyectos.