La UE tiene una superficie de 4 millones de km² (casi el 80 por ciento de esta superficie es zona rural, de las cuales el 50 por ciento es suelo agrícola, y el restante 30 forestal. La población es de 448 millones de habitantes y alcanzaría los 470 millones de personas el 1 de enero de 2050, lo que significa un aumento de 22 millones, en comparación con la actualidad. El 68 por ciento de la población de la UE vive en ciudades, tanto solo el restante 32 reside en zonas rurales.

Del total de población activa que ostenta el planeta, el 25,65 por ciento realiza su actividad profesional en el sector agrícola, dicho porcentaje en la UE es del 3,6 por ciento, es decir, 10,5 millones de personas a tiempo completo, 6 por ciento del PIB y 15 millones de empresas. Se prevé que en 2050 menos del 2,5 por ciento de las personas activas desempeñen su actividad profesional en el campo, es decir 3 millones de personas menos que en la actualidad. 

Del total de agricultores de la UE, más del 40 por ciento tienen 65 años, o más, menos del 1 por ciento son menores de 25 años, o tienen esa edad. En el planeta la edad media de los agricultores es de 34 años.

La estrategia “de la granja a la mesa” presentada años atrás por la Comisión pretende garantizar un sistema alimentario, suficiente, justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente, a la vez que sufrague una renta neta racional a los agricultores, y  todo ello mediante rotación de cultivos para un uso eficiente de los recursos, prohibición de la utilización de pesticidas químicos y fertilizantes sintéticos, a la vez que se potenciaría la utilización de fertilizantes naturales, y  todo ello, con el objetivo de incrementar la producción agrícola ecológica en todo el territorio. Tal superficie, la de cultivo orgánico en la UE en la actualidad, supone algo menos del 10 por ciento del territorio total dedicado a agricultura, es decir, unos 16 millones de hectáreas.   

En la UE hay del orden de 10,5 millones de explotaciones agrarias, es decir, unas 173 mil hectáreas de terreno, casi un 40 por ciento del total de la superficie de la Unión, el 66 por ciento tienen menos de 5 hectáreas,  el tamaño medio de la explotación es de unas 15 hectáreas, comparativamente en Australia hay 87 mil agricultores, y la disposición de tierra agrícola es de 427 millones de hectáreas, es decir, de media cada agricultor australiano posee una explotación a su disposición de casi 5.500 hectáreas,  360 veces más que para una agricultor que desenvuelve su función en la UE, haciendo el mismo análisis para Estados Unidos, allí existen 2 millones de agricultores, y la tierra disponible de unos 370 millones de hectáreas, es decir, cada agricultor estadounidense posee unas  200 hectáreas de tierra cultivable, 13 veces más que un europeo, en Canadá haciendo la misma comparativa, tendríamos que cada agricultor dispone de explotaciones medias 22 veces de mayor tamaño que los europeos, es decir, de unas 332 hectáreas.

Juan Vilar