La Fundación Caja Rural de Jaén presentó la memoria de actividades 2017 en el Patio de la Alberca de la Iglesia Parroquial de la Magdalena en Jaén. En la misma se repasaron todas las actividades y proyectos llevados  a cabo durante el año 2017 en nuestras 4 grandes áreas, social, cultural, olivarum y comunicación.

Este es el primer año que la Fundación presenta por separado su memoria, ya que siempre lo hacía conjuntamente con la de la Caja Rural. Nos parece interesante  hacerlo para que no quedara oculta la parte de la Fundación, el corazón de la Caja, ya que la forman socios que ceden parte de los beneficios de la misma para que se hagan las actividades. Queremos mostrar un resultado, pero no un resultado económico, sino de actividades para mejorar la situación de las personas. Así, el trabajo de 2017 estuvo muy marcado por el décimo aniversario de la fundación.

Durante 2017, la Fundación continuó con sus actividades sociales y culturales. A nivel cultural, han contado con dos grandes exposiciones, la primera hemos mostrado nuestra colección de arte, dedicada al campo y al mundo agrícola en homenaje a los fundadores de la Caja, que eran gente de campo que se organizó en la cooperativa para formarla. La segunda actividad ha girado en torno al 250 aniversario de la Fundación de las Nuevas Poblaciones, un hecho que ha marcado mucho el territorio, porque hay siete ayuntamientos de la provincia que no existían y que se conformaron a partir de ahí, con una serie de exposiciones que han ido pasando por esos pueblos para dar a conocer ese momento histórico.

Además, se han apoyado a los grandes festivales de música provinciales, como el Festival Internacional de Música y Danza Ciudad de Úbeda, Etnosur, o Música en Segura. También han colaborado con instituciones que trabajan por la difusión de la cultura, o con la publicación de obras de carácter histórico y patrimonial, con la participación en certámenes como el de Novela Histórica, de Úbeda; el Arcipreste de Hita, de Alcalá; o el Premio de Literatura infantil, de Jaén.

A nivel social, han continuado con actividades como Rural Solidaria, para mejorar la situación de las personas que se encuentran en situación de exclusión, entre otras, con cuatro áreas fundamentales: el área social, el cultural, actividades científicas -centradas en el olivar- y comunicación.

Se pone en valor la investigación científica, abanderada por Olivarum, el centro de asesoramiento agrícola, a través de distintas jornadas formativas dirigidas a agricultores o personas e instituciones, y de los proyectos de investigación que lidera o colabora. Queremos ser un referente en la formación e investigación en la mejora de los cultivos y la calidad del aceite de oliva.

Apoyamos iniciativas de divulgación y formación científica de los jóvenes, con diversas propuestas, como la representación teatral de divulgación científica o su colaboración con la Jornada de la Ciencia de Úbeda.

En los últimos años, la Fundación Caja Rural se ha ido transformando. Empezó sin tener un claro objetivo, pero ya cuenta con un plan estratégico.  Ha sido un momento de reflexión y de tener claro qué tenemos que hacer. Así, de cara al futuro queremos seguir siendo una institución referente en la provincia, centrada en la mejora de la situación de las personas y muy enfocada al territorio, es decir, no concentrar las actividades en las grandes ciudades de la provincia, sino llegar a los sitios más pequeños, donde es más difícil desarrollar esa actividad social o cultural.

Para concluir queremos dar las gracias a todas las personas que nos acompañaron, autoridades, miembros del Consejo Rector, Patronato de nuestra Fundación, empleados de Caja Rural e instituciones sociales, culturales y deportivas, con el compromiso de seguir trabajando por y para Jaén y su provincia.