PLAZO AMPLIADO HASTA EL 17-11-2019

Cada 17 de mayo y auspiciado por la UNESCO se celebra el Día Internacional del Reciclaje para concienciar a la población sobre la importancia de tratar los residuos como corresponde para proteger el medio ambiente. Se trata de reducir su volumen y minimizar nuestra huella en la tierra que se pueden resumir en la regla de las tres erres, iniciales de Reducir, Reutilizar y Reciclar. Ideada por Koizumi Junichiro, primer ministro de Japón durante la Cumbre del G8 en el 2004.

 

Reciclar es según la Real Academia de la Lengua Española someter un material usado a un proceso para que se pueda volver a utilizar. Esta acción tiene un alto valor medioambiental porque al darle una nueva vida al material, evitamos la utilización de nuevos recursos naturales como agua, minerales, carbón petróleo, gas y madera. Además, se generan menos gases de efecto invernadero, principal responsable del calentamiento global y por ende del cambio climático.

 

Si analizamos las ventajas del reciclaje este reúne un sinfín de beneficios que no podemos ni debemos pasar por alto. Crea puestos de trabajo, la recogida tradicional de basura genera unos 6 empleos de media, mientras con el reciclaje se puede llegar a generar hasta 30 empleos; desarrolla trabajos de I+D y creación de tecnología como es el caso de los ladrillos de plástico con los que se están construyendo escuelas en Costa de marfil, generando espacios para la educación en países  con una alta tasa de analfabetismo que además emplean a mujeres y dejan un medioambiente mejor a los jóvenes  de hoy. Previene la pérdida de la biodiversidad al mismo tiempo que reduce la presión sobre el medioambiente en forma de vertederos, cuya gestión inadecuada estaría detrás de casi el 60% de los casos de malaria, diarreas y neumonías en el tercer mundo.

 

Lo cierto es que las acciones individualizadas de muchos pueden provocar un cambio, la concienciación ciudadana aumenta año tras año como demuestran los índices cada vez mayores de recogida de plásticos, vidrios y cartón, así como las campañas espontáneas de ciudadanos que se organizan para las recogidas de basuras en espacios protegidos. A los contenedores marrón (orgánico), verde (vidrio) amarillo (plásticos) y azul (papel y cartón), se ha unido muy recientemente el de recogida de aceites domésticos o los puntos limpios instalados en las ciudades a los que cada vez más, el ciudadano lleva restos de pinturas o pequeños electrodomésticos entre otros.

¿Qué fotografías queremos?

Las imágenes pueden representar acción o conducta, contar un relato con fuerza desarrollado en las cinco instantáneas permitidas como si de una historia se tratase, o bien tener calidad individual. En este XII CERTAMEN DE FOTOGRAFÍA FUNDACIÓN CAJA RURAL DE JAÉN Recicla +, segundo año del ciclo medioambiental queremos desde la Fundación de la Caja Rural de Jaén imágenes que nos hablen de reciclaje, pero no sólo de la recogida ordenada de los materiales de desecho. Queremos también instantáneas que nos hablen de la investigación que han generado y llevado a nuevos usos de esos desechos; de creatividad de cómo el ser humano es capaz de utilizar materiales que en un principio no eran bellos y fruto de su trabajo e imaginación se transforman en objetos artísticos en verdaderas obras de arte. Queremos en definitiva fotografías inspiradoras, optimistas que nos hagan ver que el hombre es capaz de cuidar este planeta llamado tierra, en el que vivimos 7545 millones de personas y que estamos llamados a cuidar para las generaciones futuras.

  • Bases del Concurso

  • Solicitud