Prevenir el deterioro cognitivo en personas que padecen alzhéimer y otros tipos de demencias en etapas iniciales es el objetivo principal del programa que está desarrollando la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer ‘La Estrella’ de Jaén. Una iniciativa que cuenta con el respaldo de la Fundación Caja Rural de Jaén.

Este proyecto, denominado ‘Unidad de prevención del deterioro cognitivo’, tiene como objetivo principal proporcionar soporte emocional, estimulación cognitiva y funcional a aquellas personas que se encuentran en una fase temprana de la enfermedad. La iniciativa busca crear un recurso adaptado a estas etapas iniciales, en las que las personas aún mantienen un alto grado de autonomía, con el fin de minimizar los efectos de la enfermedad y preservar sus capacidades el mayor tiempo posible.

El gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas, ha remarcado que este tipo de actividades suponen “una oportunidad para que esas personas que están iniciando esos procesos de demencia puedan retrasar el avance de esta enfermedad y mejorar la calidad de vida de quienes se ven afectados por el Alzheimer, así como de sus familiares”.

Una de las novedades destacadas en este proyecto es la incorporación de una herramienta técnica de detección del deterioro a través del análisis del habla, lo que permite un diagnóstico precoz y un enfoque preventivo más efectivo. La presidenta de la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer ‘La Estrella’, María Collado, ha subrayado que el proyecto no solo se centra en la atención a los pacientes, sino que también “brinda orientación y asesoramiento a los futuros cuidadores, previniendo la sobrecarga que puede derivarse del cuidado de un ser querido con demencia”.

En definitiva, el programa se presenta como un paso significativo hacia una atención más temprana, personalizada y efectiva para las personas afectadas por el Alzheimer y sus familias.

Rural Solidaria 2024

Esta convocatoria está destinada a impulsar proyectos desarrollados por entidades que trabajan en los ámbitos de la discapacidad, enfermedad crónica y adicciones.

Una línea de colaboración dirigida a las personas que pertenecen a asociaciones que trabajan en los ámbitos anteriormente mencionados y que serán los beneficiarios directos de las intervenciones de los profesionales. Además, los profesionales que trabajan con estos colectivos serán otro de los grupos beneficiados, ya que la mayoría de entidades destinan el importe de las ayudas a sufragar todo o parte de las nóminas o seguros sociales de las personas que intervienen en los proyectos.