En un esfuerzo conjunto por promover la autonomía personal, la normalización social y la integración de personas con trastorno mental grave, la Fundación Caja Rural de Jaén y APAEM Salud Mental han suscrito un acuerdo de colaboración entre ambas instituciones para el desarrollo de un proyecto de psicoeducación.

La iniciativa pretende complementar el tratamiento farmacológico con la adquisición de habilidades sociales y hábitos de vida saludable. Este programa se presenta como un “apoyo fundamental para favorecer la integración de personas que padecen estos trastornos de salud mental”, ha recalcado el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas.

El proyecto de psicoeducación se llevará a cabo en cinco centros de trabajo, con la previsión de beneficiar aproximadamente a 75 personas. La realización de la actividad contempla diversas etapas, desde la selección de participantes y reuniones de coordinación hasta la docencia y exposición de conocimientos, fomentando el debate participativo y el aprendizaje interactivo.

La coordinadora provincial de APAEM Salud Mental, Pilar Jurado, acompañada de la presidenta del colectivo, María Dolores Miranda, ha explicado que con la puesta en marcha de este programa “pretendemos crear una red de apoyo basada en hábitos de vida saludable. Un trastorno de salud mental grave tiene una parte farmacológica, pero necesita de un apoyo psicosocial”.

Como objetivo principal, APAEM Salud Mental se propone reducir el número de ingresos y recaídas, mejorar el clima familiar y fortalecer la convivencia. Se espera que, a través del desarrollo de nuevos hábitos de vida saludable y la adquisición de habilidades sociales, las personas participantes puedan experimentar una notable mejoría en su proceso de recuperación y en su integración en la sociedad.

Rural Solidaria 2024

Esta convocatoria está destinada a impulsar proyectos desarrollados por entidades que trabajan en los ámbitos de la discapacidad, enfermedad crónica y adicciones.

Una línea de colaboración dirigida a las personas que pertenecen a asociaciones que trabajan en los ámbitos anteriormente mencionados y que serán los beneficiarios directos de las intervenciones de los profesionales. Además, los profesionales que trabajan con estos colectivos serán otro de los grupos beneficiados, ya que la mayoría de entidades destinan el importe de las ayudas a sufragar todo o parte de las nóminas o seguros sociales de las personas que intervienen en los proyectos.