La Fundación Caja Rural de Jaén se suma al proyecto puesto en marcha por la Asociación de Discapacitados Psíquicos, Físicos y Sensoriales de Arjona (ARESAR) para el desarrollo de un taller de equinoterapia. Una iniciativa que tiene como objetivo mejorar el bienestar de personas con diversidad funcional a través de la interacción terapéutica con los caballos.

El acuerdo entre las dos entidades redundará en “una mejoría de la calidad de vida de las personas usuarias de la asociación en ámbitos como la coordinación, la ansiedad o la autoestima”, ha destacado el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas, durante la firma del convenio de colaboración en la que ha estado acompañado por la vicepresidenta de ARESAR, Pilar Pérez, así como por representantes del colectivo y por la directora de la oficina de la Caja Rural de Jaén en Arjona, María Isabel Ruano, y el director de zona, Antonio Sánchez.

La actividad, que se llevará a cabo hasta el mes de junio, contempla diferentes sesiones terapéuticas en las que la interacción con el caballo será la herramienta principal para abordar necesidades físicas, cognitivas, emocionales y sociales de las personas participantes.

“Durante el taller esperamos conseguir una mejoría física de nuestros usuarios, así como una mayor inclusión social. La relación con otros miembros del centro ecuestre será una oportunidad para establecer nuevas amistades, fomentando así la aceptación y la empatía hacia personas con diversidad funcional”, ha explicado María del Carmen Fuentes.

A través de este programa, las personas participantes montarán a caballo para trabajar aspectos como el equilibro, la fuerza muscular y la postura. Además, realizarán juegos específicos y aprenderán a cepillar, alimentar y cuidar el caballo, consiguiendo así una mejora de sus habilidades motoras.

Rural Solidaria 2024

Esta convocatoria está destinada a impulsar proyectos desarrollados por entidades que trabajan en los ámbitos de la discapacidad, enfermedad crónica y adicciones.

Una línea de colaboración dirigida a las personas que pertenecen a asociaciones que trabajan en los ámbitos anteriormente mencionados y que serán los beneficiarios directos de las intervenciones de los profesionales. Además, los profesionales que trabajan con estos colectivos serán otro de los grupos beneficiados, ya que la mayoría de entidades destinan el importe de las ayudas a sufragar todo o parte de las nóminas o seguros sociales de las personas que intervienen en los proyectos.