La Asociación Provincial de Personas Sordas de Jaén (Aprosoja), con la colaboración con la Fundación Caja Rural de Jaén, ha lanzado un nuevo proyecto enfocado a combatir la violencia de género dentro de la comunidad sorda. Bajo el nombre ‘Sensibilización, Detección, Prevención y Atención Inclusiva en Violencia de Género’, esta iniciativa tiene como objetivo principal garantizar que las mujeres con discapacidad auditiva puedan acceder a la información y recursos necesarios en igualdad de condiciones.

«Este programa es un paso importante hacia la inclusión y el empoderamiento de las mujeres sordas que son víctimas de violencia de género. Muchas veces, son invisibles para los sistemas de actuación, por lo que es fundamental promover actitudes que fomenten su confianza», ha subrayado el gerente de la Fundación Caja Rural de Jaén, Luis Jesús García-Lomas, durante la firma del acuerdo entre las dos instituciones.

El proyecto, que ya está en marcha contempla una serie de actividades a lo largo de dos meses. Entre ellas se incluyen entrevistas individuales para la detección de posibles signos de violencia, charlas y talleres de sensibilización sobre violencia de género, así como actividades de coeducación y educación en igualdad.

Con aproximadamente 50 mujeres beneficiarias, la puesta en marcha de esta iniciativa hará posible un estudio de la situación de violencia de género en la comunidad sorda. Un primer paso para posteriormente orientar y asesorar a las mujeres sordas víctimas de violencia de género y desarrollar una campaña de sensibilización entre la comunidad sorda.

Rural Solidaria 2024

Esta convocatoria está destinada a impulsar proyectos desarrollados por entidades que trabajan en los ámbitos de la discapacidad, enfermedad crónica y adicciones.

Una línea de colaboración dirigida a las personas que pertenecen a asociaciones que trabajan en los ámbitos anteriormente mencionados y que serán los beneficiarios directos de las intervenciones de los profesionales. Además, los profesionales que trabajan con estos colectivos serán otro de los grupos beneficiados, ya que la mayoría de entidades destinan el importe de las ayudas a sufragar todo o parte de las nóminas o seguros sociales de las personas que intervienen en los proyectos.